lunes, 25 de junio de 2012

Reconversión


Por un renovado pacto constitucional para la reconversión del Estado

Carta abierta al Presidente del Gobierno

Señor Presidente:

La extrema gravedad de la situación económica, moral, social e institucional de España en el momento presente nos mueve a dirigirnos públicamente a Vd., como Presidente del Gobierno. Al hacerlo, partimos del reconocimiento de su voluntad de emprender sucesivas reformas para enfrentarse a los muy diversos problemas de nuestro país. Pese a ello, nos es obligado constatar la imperiosa y urgente necesidad de que el Gobierno plantee a las fuerzas políticas con representación parlamentaria, y muy especialmente al principal partido de la oposición, un programa integral, coherente y sistemático de reformas, cuyo debate y negociación ofrezca como resultado un gran acuerdo nacional para lograr la “reconversión del Estado”, puesto que en la presente crisis se han hecho enteramente patentes los defectos y carencias de nuestra actual organización política, social y económica, que no derivan sólo de una gestión ineficiente, sino de  clamorosos fallos de estructura.

Esta “reconversión” no trataría sin más de corregir y perfeccionar el actual sistema, sino de redefinirlo y reorientarlo a la vista del resultado de su desarrollo, una vez transcurridas tres décadas y media desde su puesta en marcha, y ante las nuevas circunstancias surgidas a lo largo de ese período, en particular, nuestra pertenencia a la Unión Europea y a la Unión Monetaria Europea, con los consiguientes acuerdos y tratados sobre la estabilidad fiscal y presupuestaria plasmados en el recientemente reformado artículo 135 de nuestra Constitución.

Creemos que para ser útil a los intereses nacionales este nuevo pacto de Estado debería restaurar el espíritu del “consenso constitucional” imperante durante la Transición,  abordando de modo completo las cuestiones básicas pendientes de solución. Por tanto, ese gran acuerdo ha de referirse a las reformas de la estructura económica de nuestro país y del sistema educativo en todos sus niveles para restablecer la competitividad de la sociedad española en el contexto global, al funcionamiento y composición de los órganos constitucionales (Senado, Consejo General del Poder Judicial, Tribunal Constitucional), a la organización, competencias y financiación de los poderes públicos en sus tres niveles territoriales (Estado, Comunidades Autónomas, Corporaciones Locales), a la extensión y financiación de los servicios públicos, a los instrumentos de participación y representación política de los ciudadanos (partidos políticos, sistema electoral y control parlamentario) y a la posición de España en las instituciones comunitarias en relación al debate sobre el futuro de la unión política, fiscal y financiera, superando así en definitiva lo que ya se reconoce por una amplia mayoría de ciudadanos como el agotamiento de nuestro modelo constitucional.

Es evidente que sin lograr un acuerdo de esa profundidad y amplitud los avances que  suponen las reformas en curso serán limitados y, desde luego, no resolverán los muy graves problemas que tiene hoy España, problemas que se agudizarán en el inmediato futuro por la ofensiva “soberanista” que ya se plantea en el País Vasco y en Cataluña y que pondrá a prueba la supervivencia del Estado constitucional.

Sin embargo, el mero planteamiento de un pacto político de esta naturaleza, por necesario que sea, no basta para conseguir sus objetivos. Es desgraciadamente posible que, a la vista de las divergencias entre las fuerzas políticas con representación parlamentaria, y sobre todo de las posiciones que separan hoy a los dos grandes partidos, no se llegue a ningún acuerdo. De ser así, ni el Gobierno ni el Partido Popular debieran quedarse cruzados de brazos. Además de continuar las reformas necesarias en el ámbito de las competencias del Gobierno de la Nación, existe otra vía para superar esa parálisis: la apelación directa al pueblo español durante esta legislatura mediante la celebración de un referéndum consultivo.

Esta consulta debería versar sobre una trascendental decisión: la reordenación y la racionalización de nuestro sistema político y autonómico y de nuestra estructura institucional para fortalecer la unidad nacional y conseguir la eficiencia y la viabilidad del Estado.

Sr. Presidente, estamos seguros de que su patriotismo y su alto sentido de la responsabilidad le harán considerar las ideas que le hemos expuesto. Confiamos, por tanto, en que ello le anime a adoptar las iniciativas políticas correspondientes para garantizar la unidad, estabilidad y prosperidad de España en esta hora difícil de su Historia.

Reciba, Sr. Presidente, el testimonio de nuestro aprecio y nuestros mejores deseos de éxito en su comprometida misión.

12 comentarios:

  1. RESUMEN:Mariano, ponte las pilas, reduce o elimina las Autonomías, pon en la calle las innumerables sabandijas que nos chupan la sangre y convierte este muladar infecto en un Estado, una Nación y una Patria. Co*o, con Ñ de España.

    ResponderEliminar
  2. Y creo mi Capitán que justo eso, exactamente eso, es para lo que los españoles le dieron la mayoría absoluta.

    Si la desperdicia otro vendrá que lo haga. Ya es un clamor.

    Saludos.

    ResponderEliminar
  3. Estimado Ytalytal, esta carta, en los términos en que está escrita, hubiera podido ser útil durante los mandatos de Felipe Gonzalez, Aznar y quizá incluso, durante el primero de Zapatero, pero en el momento presente, se queda corta en cuanto a sus aspiraciones, ya que éstas no serían suficiente para atajar el mal en su actual grado de desarrollo.

    No es suficiente una reordenación de la estructura del Estado en lo tocante a las competencias y financiación de sus órganos e instituciones, ahora es urgente redefinir la estructura del Estado planteando en referendum la existencia misma de muchas de estas instituciones.

    En primer lugar, el sistema autonómico, verdadero pozo sin fondo, es además el principal factor de desunión y plataforma de lanzamiento de los separatismos, por lo que con él no basta un saneamiento mediante reducción de competencias, es necesaria, para la supervivencia de España como nación la desaparición total del sistema autonómico.

    Lo mismo puede decirse de organismos inoperantes como el Senado y el Consejo de Estado y sobre todo del Tribunal Constitucional, órgano éste que jamás tuvo razón de ser y cuyo carácter destructivo y contraproducente ha quedado reiteradamente de manifiesto, sobre todo con la sentencia que legaliza a SORTU, con la cual, además, contradice al Tribunal Supremo que queda así como un mero tribunal que de supremo no tiene nada.

    En cuanto a la redefinición de la financiación de partidos políticos, sindicatos, oenegés, etc, ésta debe partir de la erradicación total de subvenciones; cualquier otra solución que contemple su financiación desde el Estado, en la medida que sea y por pequeña que sea, no será más que un parche y un parche muy fácil de remover a conveniencia.

    Por último, el sistema electoral debería modificarse, bien eliminando la proporcionalidad D´hont, bien estableciendo una segunda vuelta o haciendo ambas cosas.

    Como puede verse, la solución implica una reforma constitucional, ya que el primer escollo es el modelo de Estado y este queda fijado por la Constitución que define España como un "Estado de autonomías y nacionalidades", por lo que para eliminar este escollo se precisa reformar la Constitución que se me antoja prácticamente imposible.

    Sería necesario para eso, un pacto entre los dos grandes partidos que no están, ni mucho menos, por la labor y eso que contrariamente a lo que dices, yo no veo divergencia política entre ellos, ya que Rajoy, desde que formó gobierno, viene continuando, en todo o casi todo, la política de Zapatero, al que ha venido a dar la razón cuando afirmó que el PP asumiría su política.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Totalmente de acuerdo contigo Tann, pero me quedo con que es una nueva iniciativa y que es importante que tanto PP como Psoe vean que algo se está moviendo bajo sus pies.

      Saludos.

      Eliminar
  4. No obstante, me apunto; todo lo que sea quitar mierda, bienvenido sea.

    ResponderEliminar
  5. Veo que esta circulando a buena velocidad por la red, hoy lo he visto en muchos sitios. Me lo voy a llevar a mi blog de WordPress que por esos barrios lo he visto muy poco. Que rule que rule!!!.
    Saluditos Don Jose Angel.

    ResponderEliminar
  6. Algo importante empieza a moverse en nuestra sociedad. Ya veremos si, de una vez por todas, entramos en el buen camino.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Exacto Tio Chinito. Es lo que le decía a Tann, algo se mueve y puede que no sea perfecto pero algo es algo.

      Saludos.

      Eliminar
  7. Es lo que le decía a Tann. Algo se mueve y aunque no sea perfecto hay que aprovecharlo.

    Saludos.

    ResponderEliminar
  8. Ytalytal, anoche firmé esta iniciativa. Es curioso que nada más aparecer ésta, hayan surgido, como por encanto otras dos, una de ellas liderada por el masonazo de Mario Conde; divide et impera.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Yo también firmé.

      Mario Conde no es santo de mi devoción. Bien que haya pagado sus culpas y la "Prostitución" le ampare pero no es nadie para dar lecciones de nada. A mi por lo menos.

      Saludos.

      Eliminar

Los comentarios aparecerán una vez sean moderados por un administrador del Blog.

Related Posts Plugin for WordPress, Blogger...